Para leer, escuchar y mirar.

En este espacio virtual dejo mi versión digitalizada, o al menos una parte de ella. Soy Eduardo E. Vardé, un practicante artístico que siempre quiere aprender, porque es en esa búsqueda constante por construir aprendizajes en donde voy dejando versiones inconclusas de una idea incompleta.

Por este medio, socializo lo que puedo, porque la escritura sin recepción es una obra nula y la literatura es, como afirma Ranciere, el espacio más democrático porque permite lecturas y escrituras donde pueden participar todas las voces. 

Como el arte sin socialización es un espacio de nuda vida, se comparte el acceso gratuito a Dos veces breve, su primer libro de microficciones, más fragmentos de Felicidoniavideos y páginas donde publicaron mis trabajos y en donde van a encontrar a otres autores.




Biografía

Eduardo E. Vardé

Foto: Marisa Paulucci.

Nací, si nacer es comenzar a llorar en protesta por el frío y el desamparo de haber sido extraído del vientre materno luego de nueve meses de gestación y cincuenta y tres horas de trabajo de parto.

Como ven, soy complicado y me hago cargo.

La fecha que figura en los documentos es el 30 de julio de 1984, en el Sanatorio Humboldt (ya extinto, como tantas otras fuentes de trabajo, por políticas económicas neoliberales de los noventa). También está escrito que fue en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuando todavía era denominada Capital Federal de la República Argentina. Pero lo cierto es que nací en Morón, en el centro del oeste del conurbano bonaerense, porque allí están mis raíces, mis recuerdos primarios, mi primer gol, el primer dolor interminable y tantas otras cosas que me hacen ser de donde elijo ser y no de donde están los registros legales. 

Como ya dije, soy complicado. Pero ese ser complicado no es una elección personal, sino que, como todo, tiene que ver con las relaciones sociales. Soy hijo. Esa información es simple: todos somos hijos de alguien. Pero no soy hijo de un hombre y una mujer. O sí, lo soy, aunque nunca sepa quién fue ese hombre. Pero la familia no es quien nos dicen que es, sino quienes están, quienes son significativos. Y para explicar esto no nada más simple que comentar que soy hijo de dos madres (mamá-mamá y mamá-papá, según los roles que han ejercido). Por eso, soy el menor de ocho hermanes. 

Si hablamos de literatura o de esa práctica social de escritura, comencé a escribir a los ocho años, gracias a una actividad propuesta por la docente del cuarto grado de la escuela primaria N°39 de Morón sur, donde cursé los nueve años de la formación básica

Luego de diecisiete años de hacer en soledad, me decidí a mostrar mi trabajo con la férrea convicción de que era un genio, groso, inexplicable autor de la obra más hermosa del mundo. No fue así, porque era un pésimo lector. Leía poco y casi siempre todo circulaba por las sombras del amor y desamor, pero casi sin recursos técnicos y estéticos. Esta primera publicación fue La cultura del amor (2009), Macedonia Ediciones, la que fue una experiencia enriquecedora que me permitió viajar, conocer, leer e ingresar en un mundo que no imaginaba. 

Para aprender a leer literatura, me anoté en los talleres literarios de la Biblioteca Municipal de Morón coordinados por el escritor Alberto Ramponelli. Aquí viene una anécdota que evidencia mi compliquez: a la mitad del primer encuentro en el 2009, me levanté y retiré sin realizar ningún comentario. No volví hasta que, un año después, reincidí: me senté a la derecha de Alberto y escuché todos los comentarios que los demás talleristas hicieron. Así fue durante algunos meses. Me sentaba mirando a un punto fijo sin interactuar con nadie. Hasta que un día Alberto me invitó a hablar. A partir de allí, nunca más me callé. Alberto transmutó en Rampo y luego en El Rampo, se volvió un referente y un amigo, un amigo que extraño mucho con el que siempre busco reencontrarme en sus escritos. Gracias a él conocí en persona a grandes autores contemporáneos como Gloria Arcuschin, Walter Iannelli, Giselle Aronson, Gilda Manso y Fabián Vique.

Desde fines del 2010 y hasta mitad del 2013 viví en La Plata, si es que consideramos vivir el trabajar de lunes a sábados en un comercio en donde el empleador era un explotador que pagaba en negro y dibujaba los números. (Por si lo está leyendo, quiero recordarle: Pituca, sos un sorete.)
Pero no todo fue explotación del hombre por el garca, sino que también tuve un fugaz intento en la carrera de Letras de la U.N.L.P. Durante el ingreso conocí a Iciar Recalde. Ella me dijo cosas que todavía llevo como amuletos. Además conocí al negro más divino del mundo, un hermano de la vida, Fernando Juárez (más conocido como Jorge Nuri o Fer Nuri), a Matias Massarella, Pato, Lalo y con quienes compartí (y sigo compartiendo de algún modo) el colectivo literario Enjambre de Jengibres y otras historias. 

En el 2013 regresé a Morón, producto del cansancio de la explotación y del final de un mal de amores. De vuelta en casa, publiqué Dos veces breve, microficciones, que fue presentado en la XXXII Feria del libro de Granada, España y fue declarado de interés cultural y legislativo por la Provincia de Buenos Aires - (D/1.642/13-14) y (D/1.641/13-14). 

En el 2014 organicé un homenaje a mamá-mamá en el H.C.D de Morón, donde ella realizó su último trabajo antes de morir.

En el 2015 comencé la revancha académica, porque Johanna me anotó a la fuerza en el profesorado en Lengua y Literatura en el I.S.F.D. N° 21 "Dr. Ricardo Rojas" de Moreno. Hoy, en 2018, estoy a ocho finales de recibirme y llevo en mí a mis compas más importantes y luchadores: Caro, Ani, Adri, Majo, Juan, Fede. Sin elles no habría llegado hasta aquí.

También en el 2015, participé de la VII Jornada de Microficción de la 41° Feria del Libro de Buenos Aires, invitado por Raúl Brasca y Martín Gardella y del I Coloquio Argentino de Microficción, con auspicio de la Revista on-line La internacional microcuentistaPEN argentina y TEA - DeporTEA. Dos encuentros con autores de todo el país y del mundo.

En 2016 participé de varias actividades. Primero, participé en calidad de escritor en el IX Congreso Internacional de Minificción, celebrado en la Universidad Nacional del Comahue, Neuquén; segundo, participé del taller literario de microrrelato "La brevedad, técnica y misterio", dictado por Ana María Shua. Biblioteca Nacional Mariano Moreno, CABA.

Durante el 2017 hice de todo. En septiembre presenté mi segundo libro de microficción Felicidonia, Editorial Micrópolis de Perú, en el Congreso Nacional de Literatura "Dr. David Lagmanovich, microrrelatos federales", en la Universidad Nacional de Tucumán, S.M. de Tucumán. Además, expuse mi ponencia sobre la democratización de la literatura, la que se opone al sentido común de la hegemonía.

Ese mismo año, participé como oyente del IV Encuentro Nacional de Escritura en la Cárcel, organizado por el PEC dependiente del SEUBE y del Departamento de Letras de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. CABA. (2017). Una experiencia que me invitó a reflexionar en la educación en contextos de encierro, donde este año me anoté para trabajar.

Este año viví uno de los momentos más hermosos de mi vida (24 de enero) y terminé de cursar la Especialización Docente de Nivel Superior en Escritura y Literatura.

A lo largo de estos años de prácticas me nombraron en diferentes certámentes literarios.  Fui:

dos veces FINALISTA en microficción, Concurso anual de la Feria del Libro de Buenos Aires, Fundación El Libro, 2016 y 2018; 

MENCION ESPECIAL en poesía, I Concurso de poesía de la revista Qu. Poema: “Variaciones sobre la palabrística”. Ciudad de Buenos Aires (Argentina). Septiembre 2018; 

SEGUNDO PREMIO en narrativa, Concurso literario internacional "Guka” (Revista con auspicio de la Biblioteca Nacional Argentina). Ciudad de Buenos Aires (Argentina). Cuento: “Los hilos de la mano”. Noviembre de 2014;

GANADOR en narrativa, Concurso literario "El cuento con más finales del mundo”. Otorgado por la editorial Megustaescribir del grupo Penguin Random House. Madrid, España. Cuento: “Martes”. Octubre de 2014;

PRIMERA MENCIÓN en narrativa, Concurso literario "75° aniversario, peña de bellas artes de La Plata". La Plata, Argentina. Cuento: “Fotodistancia”. Julio de 2011;

MENCIÓN en poesía, “Premio Nacional de Literatura del Municipio de Tres de Febrero”. Obra Publicada: “Ceremonia desde aquí hasta aquí”. Editorial Municipal de Tres de Febrero, Buenos Aires, Argentina. Diciembre de 2010;

MENCION ESPECIAL en narrativa, I Concurso de minicuentos "Por una sonrisa un cielo". España. Febrero 2016;

MENCIÓN DE HONOR en narrativa, XXXI concurso internacional de poesía y narrativa Audiolibro “Unidos por el Mundo”, por el cuento “La vida es una moneda”. Argentina. 2012.

También me publicaron en antologías y revistar de América Latina y Europa. Algunas son:

Lectures d’argentine 3 (2015). (Autores argentinos del SXXI traducidos al francés). Ediciones de la Université de Poitiers, Francia. Disponible en https://es.calameo.com/books/0026177996c03a804c8d3 

“La que bajó casi corriendo”, en Cuentos a la sombra. De amor, locura y muerte, Argentina. Disponible en https://issuu.com/corinamaterazzi/docs/la_que_baj___casi_corriendo 

“On vivo” en No todo se desmorona (2016). Editorial Outsider, Buenos Aires, Argentina. Disponible en https://es.scribd.com/document/339926200/Revista-No-todo-se-desmorona

“Oirogerg” en Erase una vez… un microcuento (2013). Editorial Diversidad Literaria, España. 

“Entelequia” en Pluma, tinta y papel II (2013). Editorial Diversidad Literaria. España. 

“Superstición” en 80 microrrelatos más (2013). Mundo Palabras ediciones, España. 

“Déjà vu” en Armario de cuentos vol. III (2013). Armario de cuentos ediciones, México. 

“Precavidos” en Microcuentos de fin del mundo (2012). Editorial Letras de Chile, Chile. Disponible en http://www.letrasdechile.cl/Joomla/images/Microcuentos-fin-de-mundo-1.pdf 

Poema: “Cangrejos” y cuento: “Limpieza cultural” en La Plata te cuenta (2012). Editorial Cuentos en el Aire, La Plata. Con auspicio del Municipio de La Plata.

Para terminar este recorrido sobre lo que soy, y recordando lo complicado que soy, debo aclarar que no soy lo que escribo que soy, sino que soy lo que soy en relación con los otres.


HCD - Morón - 28 de Mayo del 2014